El valor de la solidaridad

Con NinaHoy los vomitos han empezado temprano. Justo despues de levantarme y de haberme tomado la medicación. Sigo muy cansado.

Aunque el hospital está a tan solo 15 minutos caminando desde la casa, un taxi ha venido a buscarnos por la mañana para llevarnos y continuar con las pruebas porque todavia have mucho frio. La casa Mc Donald nos paga el transporte de ida y vuelta al hospital siempre que sea necesario. La verdad es que se están portando muy bien con nosotros.

Las pruebas han durado todo el día y papá y mamá se han pasado horas hablando con diferentes médicos otra vez y firmando documentos. Mientras tanto,la Ninay yo esperábamos viendo una película de dibujos animados muy divertida. Como podéis ver en la foto, yo voy con mi máscara a todas partes. Al principio me molestaba muchísimo llevarla pero al final me he acostumbrado.

En el hospital de Boston solo se tratan niños. Además, dispone de un equipo especializado exclusivamenfe dedicado al tratamiento de tumores cerebrales adónde acuden niños de todo el mundo con casos complejos y delicados como el mío. Poco a poco vamos conociendo las historias que se esconden detrás de cada uno de ellos y me doy cuenta que hay otros superheroes como yo cargados de coraje y con la firme determinación de presentar batalla. Sin ir mas lejos, en la casa Mc Donald hay una niña de 15 meses que ha venido con sus padres para recibir tambien tratamiento en Boston de un tumor cerebral. Al igual que nos ha pasado a nosotros, sus familiares y amigos se han movilizado para conseguir reunir los fondos necesarios que van a necesitar los próximos meses. No estamos solos !

Aquí en Estados Unidos es habitual que los familiares y amigos ayuden a las familias que tienen niños enfermos de cáncer. La sociedad en general es muy solidaria y está muy concienciada de los efectos devastadores, no tan solo emocionales sino también económicos, que provoca esta enfermedad en los afectados y en su entorno. Especialmente cuando se trata de niños. Una pequeña muestra es el grupo de voluntarios de la casa Mc Donald, que de forma totalmente desinteresada, se encargan de gestionar las tareas e incluso de cocinar la cena casi todos los días para las familias que vivimos en la casa.

Desgraciadamente, no todos los niños en el mundo con cáncer tienen la suerte que he tenido yo, o la niña de Irlanda, de contar con una familia y unos amigos maravillosos dispuestos a remover cielo y tierra para ayudarnos a ganar esta batalla. A ellos y a todos aquellos que aunque no me conocen están igualmente acompañándome y apoyándome, quisiera transmitiros mi mas profundo agradecimiento.

Hoy deseo, con todas mis fuerzas, que la experiencia que estamos hoy compartiendo, llegue a todos los rincones de este planeta y que sirva de ejemplo para despertar la solidaridad que permita a todos los niños con cáncer como yo, tener la oportunidad de acceder a los tratamientos necesarios para poder curarse.

Besos y abrazos se SuperRichi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s