>Boston

>

19 abril 2012

Em va costar molt adormir-me i a les 3:00 del matí ja estava de nou despert però aquesta vegada em sentia diferent. Tenia molta gana i l’atordiment de l’anestèsia havia finalment desaparegut. La mama em va preparar un bon batut hipercalòric amb un gelat de vainilla que em va sentar molt bé i el papa va estar jugant amb mi una estona a la Nintendo. Havia recuperat una mica la vista encara que el meu ull dret encara s’inclinava amb freqüència cap al meu nas sense control. A les 6:00 vaig tornar a adormir-me. He notat per primera vegada en setmanes el gust de la xocolata i la vainilla del meu batut.

La resta del matí ha transcorregut en un continu entrar i sortir de neurocirurgians a la meva habitació per revisar el meu estat. Seguim dins de les 48 hores posteriors a la cirurgia i de moment la resposta està sent molt positiva. Em trobo millor.

L’equip d’oncòlegs, que són els metges que tracten el càncer, han vingut també a visitar-me i s’han mostrat molt satisfactoris pels avenços aconseguits per la Dra Gominola, especialment en relació a la retirada de la totalitat de la resta tumoral que encara tenia en el meu cap a la meva arribada a Boston. A més, han arribat els resultats de la mostra del fluid extret de la meva espina dorsal a la primera operació i de moment ha sortit negatiu. Això significa que aparentment el càncer que pateixo, amb tendència a estendre per la columna, de moment no ho ha fet. Malgrat això, queda encara molt camí per recórrer i a causa de la naturalesa tan agressiva del tumor, els oncòlegs han decidit no córrer riscos i m’administraran una quimioteràpia intensiva. És a dir, més tòxica i potencialment amb capacitat de produir-me majors efectes secundaris i seqüeles a llarg termini. Les ja conegudes ferides de guerra. El tractament es podria avançar i començar en uns 20 dies.

Fa un parell de dies m’examinaven l’audició per avaluar quanta perdré per culpa de la quimioteràpia i avui li ha tocat el torn als meus ronyons, que probablement podrien també quedar afectats.

La fisioterapeuta ha vingut a aixecar-me del llit per donar el meu primer passeig. Ha estat més llarg del que esperava. A mesura que caminava sentia la superenergía que recorria tot el meu cos. I no parava de caminar i riure. Un pas darrere l’altre mentre les infermeres que passaven pel meu costat m’animaven i se sorprenien de la meva superforça. No recordaven un cas com el meu sobretot després d’haver passat per 10 operacions i les 3 últimes en menys de 10 dies. Fins i tot m’han deixat baixar a la recepció de l’hospital i el papa m’ha comprat un regal en una botiga molt xula que m’encanta. L’exercici m’ha tornat a obrir la gana. No havia menjat com avui des de feia mesos. I sobretot, quin bon gust tenia la pizza que m’ha comprat la Nina. I de postres un croissant.

Al passar per davant de l’habitació d’Alexa he intentat saludar però no es trobava bé i no he pogut entrar. El papa em diu que no s’hi veu, i que potser no em reconeixerà. Càncer, maleït desgraciat, que li has fet a la meva amiga?. No penso rendir-me. Ni parlar-ne. Ni l’Alexa tampoc ho farà. Així que avui el meu desig torna a ser per a ella. Vull recuperar la meva amiga.

Per cert, he tornat a sopar una altra pizza i un croissant. El papa, la mama i la Nina no s’ho acaben de creure.

Superpetons i superabraçades d’en SuperRichi

                                                                                                         
Boston, 19 de Abril del 2012

Me costó mucho dormirme y a las 3:00 de la mañana ya estaba de nuevo despierto pero esta vez me sentÍa diferente. Tenía mucha hambre y el aturdimiento de la anestia había finalmente desaparecido. Mamá me preparó un buen batido hipercalórico con un helado de vainilla que me sentó fenomenal y papá estuvo jugando conmigo un rato a la Nintendo. Había recuperado un poco la vista aunque mi ojo derecho todavia se inclinaba con frequencia hacia mi nariz sin control. A las 6:00 volví a dormirme. Había notado por primera vez en semanas el gusto del chocolate y la vainilla de mi batido.

El resto de la mañana ha transcurrido en un contÍnuo entrar y salir de neurocirujanos a mi habitación para revisar mi estado. Seguimos dentro de las 48 horas posteriores a la cirugía y de momento la respuesta esta siendo muy positiva. Me encuentro mejor.

El equipo de oncólogos, que son los médicos que tratan el cáncer, han venido también a visitarme y se han mostrado muy satisfactorios por los avances conseguidos por la Dra. Gominola, especialmente en relación a la retirada de la totalidad del resto tumoral que todavía tenía en mi cabeza a mi llegada a Boston. Además, han llegado los resultados de la muestra del fluido extraido de mi espina dorsal en la primera operación y por el momento ha salido negativo. Esto significa que aparentemente el cáncer que padezco, con tendencia a extenderse por la columna, de momento no lo ha hecho. A pesar de ello, queda todavía mucho camino por recorrer y debido a la naturaleza tan agresiva del tumor, los oncólogos han decidido no correr riesgos y me administrarán una quimioterapia intensiva. Es decir, más tóxica y potencialmente con capacidad de producirme mayores efectos secundarios y secuelas a largo plazo. Las ya conocidas heridas de guerra. El tratamiento se podrìa adelantar y empezar en unos 20 días.

Hace un par de días me examinaban la audición para evaluar cuánta perderé por culpa de la quimioterapia y hoy le ha tocado el turno a mis riñones, que probablemente podrían también quedar afectados.

La fisioterapeuta ha venido a levantarme de la cama para dar mi primer paseo. Ha sido más largo de lo que esperaba. A medida que caminaba sentía la superenergía que recorría todo mi cuerpo. Y no paraba de caminar y reir. Un paso detrás de otro mientras las enfermeras que pasaban por mi lado me animaban y se asombraban de mi superfuerza. No recordaban un caso como el mio sobre todo después de haber pasado por 10 operaciones y las 3 últimas en menos de 10 dias. Hasta me han dejado bajar a la recepción del hospital y papá me ha comprado un regalo en un tienda muy chula que me encanta. El ejercicio me ha vuelto a abrir el apetito. No había comido como hoy desde hacía meses. Y sobre todo, que buen sabor tenía la pizza que me ha comprado la Nina. Y de postres un croissant.

Al pasar por delante de la habitación de Alexa he intentado saludarla pero no se encontraba bien y no he podido entrar. Papá dice que no puede verme y que a lo mejor no me reconocerá. Cáncer, maldito desgraciado, que le has hecho a mi amiga?. No pienso rendirme. Ni hablar. Ni Alexa tampoco lo hará. Asi que hoy mi deseo vuelve a ser para ella. Quiero recuperar a mi amiga.

Por cierto, he vuelto a cenar otra pizza y un croissant.  Papá, mamá y la Nina no se lo acaban de creer.

Superbesos y superabrazos de SuperRichi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s