De vuelta al quirófano

Raily es americano y es un buen amigo. Nos conocimos en la casa Mc Donalds y hoy ha tenido que ingresar como yo de urgencias.

El resultado de la resonancia que me hicieron ayer ha confirmado definitivamente la hidrocefalia. La Dr. Gominola ha venido temprano esta mañana a verme y me ha explicado que ahora no tenemos un problema de obstrucción, ya que la apertura que me practicó la última vez a través de una endoscopia en uno de los ventrículos sigue abierta. El fluido circula con normalidad. El problema es que he perdido capacidad de reabsorción y por tanto, se vuelve a acumular en exceso provocando un aumento de presión. Esta merma es debido al elevado número de operaciones y posiblemente también, a la meningitis que contraje entre una cirugía y otra. Otra herida de guerra que me ha dejado el cáncer. La única solución es volver a colocarme una válvula para forzar el drenaje. Está será mi cuarta visita al quirófano en Boston y la número doce en total.

Os recuerdo que el dispositivo de la válvula consiste en implantar un catéter que sale del ventrículo y se conecta a una válvula que regula la presión, de manera que el fluido sobrante se deshecha directamente en el intestino y se elimina por las heces y la orina. Es decir, el tubo recorre toda mi cabeza por debajo de la piel, bajando por detrás de la oreja hasta conectarse a la válvula y luego, continua bajando por la parte delantera del pecho, siempre debajo de la piel, hasta llegar a la altura del intestino adónde se introduce para verter el fluido. Es un poco aparatosa y al principio es molesto pero te acabas acostumbrando a llevarla. Excepto practicar deportes de contacto físico, la válvula no me impedirá llevar una vida normal. Tan solo tendré que estar atento a que no se repitan los síntomas de la hidrocefalia porqué como ocurre con las piezas de un coche, al cabo del tiempo podría tener que ser necesario volver a sustituirla.

Los síntomas que delatan a la hidrocefalia son muy significativos. En general suelen ser dolor de cabeza, nauseas, vómitos, somnolencia, apatía y estado de irritación. Los he tenido todos pero a lo largo de esta última semana la somnolencia ha sido especialmente notable. Para que os podáis hacer una idea, mi actividad se puede comparar a la de un anciano excepto algunos momentos en los que, después de haber reposado y dormido, he recuperado las fuerzas y como siempre, he aprovechado para comer y gastar alguna broma de las mías. Eso si, en cuanto me encuentro bien a divertirme y a sonreír. Es uno de los super poderes más efectivos para desmoralizar al enemigo.

Esta tarde me han vuelto a hacer otra resonancia magnética. Esta vez para examinar mi columna. El meduloblastoma es un tipo de tumor con tendencia a extenderse por la espina dorsal y por eso los oncólogos quieren revisarla regularmente. La verdad es que hoy es la primera vez que me ha costado mucho aguantar sin moverme tanto tiempo y hemos tenido que interrumpir la sesión hasta 3 veces. Ha durado más de los previsto y he acabado empapado en sudor de aguantar la tensión. Papá, que está siempre conmigo, se subía por las paredes mientras que a mamá ya no le quedaban más uñas que comerse mientras esperaba en la sala de espera.  Les he dicho que deberían descansar un poco porqué llevan muchos días sin dormir y muy inquietos. Me he dado cuenta de que nosotros, los niños con cáncer, tenemos muchísima más capacidad de resistencia que cualquier adulto. Será porqué no nos preocupa tanto el futuro y vivimos el corto plazo. Algo que para un adulto como papá y mamá es muy complicado, aunque ya van aprendiendo. No les queda mas remedio.

La victoria en la guerra se obtiene ganando cada batalla. Una detrás de otra.

El maldito cáncer me vuelve a retar mañana en el campo de batalla. Como cada día. Y allí estaré. Listo para volver a derrotarlo. Como siempre.

Los deseos se cumplen. He vuelto a ver a Alexa. Él se ha cebado esta vez con ella y ella se ha vuelto a burlar de él. Una vez más.

El de hoy es para Raily, que libra una de las batallas más duras desde que él le golpeó por primera vez. Que la fuerza de todo mi ejército te acompañe amigo mio.

Superbesos y Superabrazos de SuperRichi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s