Jugando al ajedrez

Jugando al ajedrezHasta yo mismo he acabado cruzando los dedos… No se muy bien para que se sirve pero los médicos llevan todo el día entrando y saliendo de la habitación y también lo hacen. No se acaban de creer que esté tolerando tan bien la quimioterapia que de momento, me han administrado. Es posible que a medida que pasen las horas la peor cara de los efectos secundarios se manifieste, sobre todo teniendo en cuenta que antes de que acabe de escribir el diario, le toca el turno a la ciclofosfamida.

Me he pasado toda la noche y todo el día orinando casi cada cuarto de hora a consecuencia de la hidratación. Las enfermeras les obligan a papá, mamá y a la Nina a ponerse unos guantes especiales cada vez que tienen que retirar el orinal, para evitar entrar en contacto con los restos de sustancias que se eliminan por la orina. Esto os puede dar una cierta idea del nivel de toxicidad que conlleva la quimioterapia.

Las nauseas, los vómitos y algún que otro efecto secundario similar al que producen la vincristina y el cisplatino pueden aparecer con la aplicación de la ciclofosfamida. Pero su principal efecto es la neutropenia, que no es otra cosa que la disminución de los neutrófilos. Los glóbulos blancos. Acordaos que son los encargados de defendernos de los gérmenes o bacterias y por tanto es una de las barreras de defensa contra las infecciones más importantes de nuestro cuerpo. Está previsto que el recuento de glóbulos rojos, blancos y plaquetas esté en su punto más bajo a finales de esta semana y partir de ese momento, será como llevar colgada la “kryptonita” alrededor de mi cuello durante unos cuantos días hasta que pueda recuperarme.

A pesar de que estoy un poco chafado he comido alguna cosa y me le levantado de la cama un par de veces para ir a caminar e intentar visitar a Alexa. No he podido pasar a verla porqué necesitaba descansar ya que ayer la volvieron a operar para hacerle una gastroctomía. Ya sabeis que los niños que padecemos cáncer no tenemos mucha hambre y como cada vez comemos menos, es muy fácil que llegue un momento en que dejemos de hacerlo del todo. Cuando eso ocurre, como le está sucediendo ahora a Alexa y me pasó a mí hace tan solo unas semanas, los médicos te ponen una sonda por la nariz que llega hasta el estómago para poder alimentarte. Se llama sonda nasogástrica. O en el caso de Alexa, que no toleraba bien la sonda, te hacen un pequeño agujero en la barriga para introducir la sonda hasta el estómago. Esto es la gastroctomía.

Yo estuve un mes y medio con la sonda en mi nariz y estuvieron a punto de hacerme una gastroctomía pero mis superpoderes y  mi fuerza de voluntad me ayudaron a superarlo y empecé a comer.

Hoy he vuelto a jugar una partida a la ajedrez con papá. La última vez que lo hicimos fue una semana antes de que me diagnosticaran el tumor. Ha vuelto a perder. Me alegra comprobar que no he perdido facultades.  El ajedrez me ayuda desarrollar mi capacidad de estrategia. Indispensable para ganar una guerra.

Deseo con todas mis fuerzas que Alexa mejore de una vez y que pueda tolerar bien los efectos de la quimioterapia.

Superbesos y superabrazos de SuperRichi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s