La fuente de inspiración de Sally

Dichosa mucositis.

Era la primera vez que nos veíamos las caras y os aseguro que voy a ganarle este primer asalto en menos tiempo del previsto. Ya he conseguido que desaparezca de mi boca pero todavía me duele bastante el esfinter. Espero que la dosis de vincristina prevista para el próximo jueves no la vuelva resistente porqué estoy a punto de acabar por ella. Con un poco de suerte, no nos volveremos a ver hasta el próximo ciclo de quimioterapia de aquí a unas semanas.

Hoy el collar de “kryptonita” pesa menos que ayer. No me siento tan cansado y aunque tengo el cuerpo dolorido he podido levantarme de la cama y caminar. Los efectos de los laxantes han empezado a aparecer con cierta timidez y he empezado a sangrar por la nariz. Un claro indicador de que mi nivel de plaquetas empieza a descender. Y aunque también sigo comiendo muy poco, estoy muy satisfecho de como ha transcurrido la jornada porqué a pesar de que tengo cáncer, eso no ha impedido que un sonrisa se dibujara de oreja a oreja viendo a papá hacer sus payasadas de siempre.

Mañana si continuo así, me pondré la máscara y saldré de la habitación para bajar al salón de la casa Mc Donalds. Andy, el director, me ha dicho que la mayoría de los niños están en el hospital y que el riesgo de contagio por infecciones es bastante bajo. Desde la ventana de mi cuarto no puedo ver a mis amigas las ardillas y estoy impaciente por contemplarlas. Me pregunto si les habrá gustado la comida que le encargué a los voluntarios que les llevaran.

Una vez os conté que en la casa Mc Donalds hay una pared muy grande en la entrada llena de fotos de todos los niños que han pasado por aquí. Al pasar por delante de ellas no he podido evitar volver a detenerme a mirarlas en silencio. Otra vez. Todos han librado cientos de batallas contra el mismo enemigo y puedo ver las heridas de la guerra en sus ojos. Pero a pesar de todo, ¿a que no sabéis qué están haciendo?, sonreír y sostener la mirada con la decisión y la determinación del que se sabe vencedor. Ellos también forman parte de mi ejército de soldados.

Precisamente Sally, una de los voluntarias, ha sido quién nos ha explicado la historia de una niña de Varsovia que hace unos años padecía un tumor cerebral cuyo tratamiento en su país no le ofrecía posibilidades de supervivencia. Los médicos de su hospital no estaban acostumbrados a tratar con casos tan complicados y lejos de resignarse como ellos, sus padres decidieron emprender una búsqueda por todo el mundo hasta tomar la decisión de trasladarse a Boston. Hoy esa niña polaca es una jovencita en remisión que acude puntualmente a sus revisiones.

Sally dice que le recuerda mucho a mí. La casa Mc Donalds ha sido testigo de cientos de historias como la de niña polaca y la mía, dónde niños de todo el mundo junto con sus padres, no se han conformardo con una única opinión y han seguido creyendo y persiguiendo la esperanza y aquello en lo que creían sin descanso.

Sally dice que se siente afortunada por habernos conocido y que gracias a nosotros, le hemos enseñado a relativizar los problemas, a vivir más el presente y a disfrutar de cada segundo de su vida. Dice que somos su auténtica fuente de inspiración.

A todos vosotros, tanto los que gozáis o padecéis de salud, deseo que mi historia os inspire como a Sally y animo a todos los niños con cáncer y a sus padres a no resignarse, a no rendirse, a no dejar de buscar y a perseguir la esperanza como yo, aunque suponga remover cielo y tierra, aunque tengáis que viajar hasta el último rincón de este mundo.

El camino es de un solo sentido. Siempre hacia delante.

Superbesos y Superabrazos de SuperRichi

Anuncios

Un pensamiento en “La fuente de inspiración de Sally

  1. Hola querido amigo! Hoy te escribo más pronto. Quiero estrenar tu nueva página!!!!!! Me alegro muchísimo que hoy ese maldito collar pese menos. Es estupendo que hoy puedas bajar a la sala de la casa McDonal’s, eso quiere decir que estás un poquito más fuerte.

    Espero que papá y mamá, hayan podido descansar un poquito más esta noche. Ves así se levantan de mejor humor y papá te hace todas la payasadas posibles. Entre nosotros, dile que tenga cuidado, que ya sabemos cual es la mascota de la casa McDonal’s?

    No me extraña que Sally se siente orgullosa de haber podido conoceros, eso es un gran orgullo, conocer a niños tan y tan fuertes, que sacan fuerzas de donde no las hay, y como tú dices, con una sonrisa de oreja a oreja. Eso es que más rabia le da a este estúpido cáncer. Qué no puede con ninguno de vosotros!!!!!!!!

    De todas maneras a Sally, hubiesemos preferido conocerla en otras circunstáncias: en una fiesta, un parque de atracciones….. Pero igualmente, nos alegramos que la hayas conocido, eso demuestra que a pesar de todo lo que está pasando, todavía queda gente buena en el mundo. Un saludo para Sally.

    Dale a todos tus amigos de la casa McDonal’s un besote muy fuerte desde Palamós.

    Y para vosotros, muchos besos, abrazos y todo nuestro cariño.

    Hasta mañana SUPER AMIGO!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s