Daños colaterales

Hoy no he pasado buena noche. Estaba muy inquieto y no podía dormir.

Al levantarme parecía que me encontraba un poco mejor pero ha sido tomarme la medicación y empezar a vomitar. Las dosis de esteroides que he estado tomando durante tantos meses, junto con los efectos de la radioterapia y la quimioterapia, me han producido una inflamación en el estómago y una gastritis considerable. Estoy harto de tener que tomar varios medicamentos a lo largo del día !.  Tienen muy mal sabor y aunque mamá intenta camuflarlos con zumos de todo tipo, es imposible evitar que me produzcan nauseas e incluso vomite como esta mañana.

Esta vez de momento parece que le he ganado la partida a la mucositis pero a pesar de ello, me encuentro bastante peor que cuando terminé el primer ciclo de quimioterapia. Los oncólogos ya me habían advertido.

Mi recuento de células está bajando y el cansancio se hace cada vez insoportable. Ha vuelto la ansiedad y a papá le cuesta cada vez más arrancarme la sonrisa.

Y mañana la última dosis de vincristina para cerrar este segundo ciclo. Ya solo quedarán cuatro más.

Mas macarrones y un par de batidos. No es suficiente pero aún así papá y mamá me han felicitado. No os podéis imaginar el enorme esfuerzo que representa para mí en estos momentos algo tan sencillo como comer.

Menos mal que soy mas cabezón y tengo mas coraje que mi enemigo y por eso esta tarde, aprovechando el efecto de los calmantes, he recuperado un poco las fuerzas y he aprovechado para escribir mas cartas que luego he podido tirar de nuevo al buzón cuando hemos ido a pasear. Me sienta bien salir a dar una vuelta porqué me relaja y me distraigo.  Además, voy muy cómodo en el carrito que papá y mamá me han comprado. Hasta ahora había podido aguantar en el que nos dejó mi prima para venir de Palamós pero ya era demasiado pequeño, no me podía estirar y no me protegía del sol.

Los niños con cáncer que hemos recibido radioterapia, tenemos que protegernos de la exposición solar durante como mínimo un año después de finalizar el tratamiento.

Maldito cáncer.. Tengo muy claro que los próximos ciclos de quimioterapia me debilitarán todavía más y en los próximos meses las batallas por librar serán encarnizadas.

Pero confiad en mi. Con vuestra ayuda aguantaré y acabaré por doblegarlo… aunque desearía que en un futuro próximo, los niños que enfermen de cáncer como yo, no tengan que sufrir lo mismo y pagar un precio tan alto para conseguir la victoria.

Superbesos y Superabrazos de SuperRichi.

Anuncios

4 pensamientos en “Daños colaterales

  1. Súper Richi, em sap molt de greu tot el que estàs passant, de debó. Aguanta que tu pots! I dona’ls-hi moltes abraçades als papes per poder trasmetre’ls els teus súper poders i així tinguin més força. Us envio a tots tres una abraçada molt forta plena d’energiaaaaaa!

    Me gusta

  2. Vinga Richi que tu pots!!! Només de veure tot el que han estan fent la gent del teu voltant x tu, sé que ets un nen molt estimat, vinga valent i no et desanimis, eh familia!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s